Y al decimoséptimo no descansó Purita Campos