Jean Cocteau Dios no habría alcanzado nunca al gran público sin ayuda del diablo